Con la liposucción convencional, la recuperación  tras el tratamiento era lenta y dolorosa, pero con la nueva técnica revolucionaria del lipoláser, este proceso se ha convertido en algo sencillo y muy rápido. El paciente puede reincorporarse generalmente a sus actividades cotidianas pasadas las 24 horas, ya que es un tratamiento ambulatorio que sólo requiere anestesia local, casi sin dolor y sólo con una ligera inflamación.

A los 15 días el resultado es visible, tanto a nivel de volumen corporal como en la firmeza y tono de la piel. No obstante, la apariencia va mejorando considerablemente hasta el cabo de un mes. El efecto calor del lipoláser destruye la grasa localizada y genera la producción natural de colágeno del propio organismo, lo cual hace que vaya mejorando la elasticidad y firmeza del tejido durante la recuperación.

Se recomienda llevar una faja de compresión durante 10 o 15 días y no practicar deporte durante ese tiempo. El resto de vida del paciente debe ser normal y puede continuar con su rutina diaria y laboral.

Por el contrario, la liposucción convencional, como en cualquier intervención quirúrgica, requiere de un mayor tiempo de reposo que el lipoláser. Además, el tratamiento lipoláser permite una mayor precisión en la remodelación corporal y unos mejores resultados.

Recuperación exprés

  • No requiere hospitalización
  • Recuperación casi inmediata en tan sólo 24 horas
  • Faja médica durante 10 o 15 días
  • Resultados visibles en menos de 1 mes

Contacta ya con nosotros.

Llama para pedir cita gratuita al Teléfono: 938326270

¿Se ha sometido a algún tratamiento estético con anterioridad? Lipoláser o liposucciónCirugía estéticaOtrosNinguno

Aceptar